>>>>>>>>>>>>jambosinmiedo

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Anonymous dice:

    NO HE ESTADO EN ATAPUERCA PERO, SEGÚN CATÁLOGO, PARECE VISITA OBLIGADA. ME GUSTARÍA CONOCER ALGUNA PARTE CONVEXA DEL PAISAJE Y NO DEJO DE PENSAR EN LA CANTIDAD DE SERPIENTES QUE HAN HECHO FALTA PARA ALFOMBRAR TANTA EMINENCIA. JAMBO… ESTO MERECE UN REPORTAJE DE FONDO QUE INCLUYA LOS PLANOS DETALLADOS DEL TERRITORIO, LAS COSTUMBRES DEL LUGAR Y LOS PRODUCTOS DE LA TIERRA. LO QUE QUEDA CLARO ES LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN. AH! Y SOBRE TODO, SI HAY PRÓXIMA ENTREGA, NO OLVIDES LAS INSTRUCCIONES DE CÓMO LLEGAR¡¡¡¡¡

  2. Anonymous dice:

    tiene un punto subir montañas pero es posible disfrutar más paseando por el monte, sin retos, conquistas ni ascensos, que requieren más energías y, a veces, aburren como ‘via crucis de los ingleses’
    negrapata

  3. kruger dice:

    Vaya montaña, quien la amasara…………

  4. Anonymous dice:

    La magia y belleza de Ayers Rock (Uluru) que el vacilante sol de media tarde imprime acariciándola, se refleja en su piel con todo su esplendor. Belleza en la tierra cromada por el astro, capricho multicolor que le va regalando en sus tonos preferidos, anaranjado, violeta, rojo, en infinitas gamas y matices. Sólo ella sabrá definirlos. Porque es su piel.

    ¿Quién pudiera ser su sol?

    Los nativos aborígenes no permiten que Uluru sea escalada, eso es profanar lo sagrado. Y lo sagrado se respeta, para no impedir que el sol continúe embelleciéndolo, más y más.

    A.G.A.

  5. child in time dice:

    Ten cuidado con las alturas. Ya sabes lo que se dice por ahí: cuanto más alto subas más grande es la caída. Cíñete al guión para cuando desciendas… Imprescindible el bañito de agua fresca al llegar al suelo. Ya veo que te lo has dado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *