vida cotidiana


Una sartén muy caliente sobre la que se arroja un filete tiene mucho peligro. Me pongo las gafas de nadar para que el aceite no me salpique los ojos.
Ojos que se cuidan hoy,
pechos verán mañana .
El filete vuelta y vuelta, pero ¡coño! ¡me quemé la mano!. Tengo que comprarme unos guantes.
Manos que se cuidan hoy,
pechos palparán mañana.

Si te gustó , házlo rularShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someonePin on Pinterest0

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *