Los pasos contados

Es jodido levantarse de la cama por la mañana y enfrentarse a un nuevo día sabiendo que tienes los pasos contados. Me pongo en pie, arranco a caminar despacito, lento, con cautela, con la esperanza de que hoy el dolor se le olvide darme los buenos días. Pasito a pasito voy haciendo el caminito. Los primeros para llegar a la ducha, vestirse , camino hacia la cafetera, tostada, fruta . Ahhhrj! ya se ha despertado la rodilla . Será el cambio de tiempo, será que a partir de los cuarenta si no te duele nada es que “tas morío”. Habrá que tomarse otro ibuprofeno sin freno. Es el precio que hay que pagar por estar vivitos y cojeando.

Hey jambo, más vale que no vayas con retraso al curro porque correr es de cobardes y recuerda la última vez que fuiste a paso ligero, se te “discolocojonó” la cadera. Hay que recorrer pasillos, y a mi paso hay algún cachondo que saluda: Hey jambo dónde vas levantando tanta polvareda !!! Siempre hay pared donde apoyarse y una silla para relajar músculos y articulaciones, para tomar fuerzas; un “kit- kat” en el camino me recordó que mi destino era volver a caminar.

La mejor parte del día es la que me paso flotando, dejo la gravedad aparcada en el vestuario. Disfruto de un ratito de agustito cuando me zambullo en la piscina, ¡Cómo flotas tío!! Pataleo, agitando el agua clorada , con fuerza , ímpetu, entrega y emoción. Después me espera recoger los restos del naufragio, un cuerpecito hecho escombros, el cuerpo exhausto de un jambo feliz.

Es hora de volver al hogar . Ojalá haya un sitio donde aparcar cerca del portal porque ya el cupo de pasitos del día tiene la luz de ¡Warning!! En ocasiones ya sabéis que oigo voces, éstas ahora me dicen: ¡Atención que ya vas de más chavalín!

Pero lo conseguí. Tumbado en la cama me arropo y sueño que corro, brinco, salto y dibujo imposibles piruetas en el cielo azul. Mañana será otro día.

Desde aquí doy mi más emotivo agradecimiento a los que aligeran el jambocamino con su mano, sonrisa, a los que cambian escaleras por rampas y a los que trabajan y luchan por hacer un mundo más habitable y fácil para todos.

Nena, la gente como tú tiene la bendita culpa de que pierda la cuenta de mis pasos.



La foto de mis piececitos “on the road” es de mi amigo Javier Caballero

Si te gustó , házlo rularShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someonePin on Pinterest0

You may also like...

2 Responses

  1. Anonymous dice:

    Unos;paso a paso y otros vaso a vaso,pero todos calados por dentro,a unos les pesa el acento y a otros les canta el aliento,pero nene:tu mejor que nadie, sabes lo duro que es el camino,y no hay nadie que te pare,dando ejemplo a seguir y si de algo puedes presumir, es de las cumbres que has alcanzado, cuando pensabamos que no nadie las podria subir.

    ¡¡¡ENHORABUENA,ERES UN CRAK!!!

    Aguila herida

  2. Andalón dice:

    He tenido un momento piscina leyéndote. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *