ole tus huevos!

Hay que estar, para opinar hay que estar, porque es muy fácil increpar al torero cuando está delante del toro con frases como :¡Quédate parado como José Tomas! ¡Mucho pico! Y mucho pico tiene el que vocifera, mientras masca un puro desde el tendido, sol y sombra en mano: ¡Arrímate!

El valor erotiza a las mujeres y los huevos “de boquilla” se los lleva el aire en cambio los huevos “de taleguilla” son y. Las mujeres en la plaza se azorran y necesitan abanicarse o echarse cubos de hielo en el escote no vaya a ser que salte el termostato. Si uno no es ni banquero, ni cantante, ni famoso, y se quiere ligar a Ava Gadner ya sabe que tendrá que amarrarse los machos y bajar al ruedo. Aunque las piernas tiemblen , habrá que armarse de valor, esperar a que se abra la puerta de chiqueros y si recién salido el animalito no se ha manchado todavía el pantalón, puede que haya faena.

Pido respeto por los valientes que intentan superar el miedo, aunque algunas veces el instinto de supervivencia de sus bajos les haga reaccionar de una manera no demasiado ortodoxa. También ocurre que uno puede quedarse quieto, templar y mandar ,y ahí sí que es cuando hay que gritar ¡ahora sí¡ Ole! … tus huevos, maestro. …y ojalá que no acaben desparramados como los de “ Lucio”.

Si te gustó , házlo rularShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someonePin on Pinterest0

You may also like...

1 Response

  1. Anonymous dice:

    ¿Pero cómo no te tiraste tú al ruedo Manomete?
    ¡Con ese paquete(boy a contar)!y esas luces que te trajes entre manos! Y ese Ole y ole y ole que contagia el poderio donde quiera que tu estas! ¡OLE!
    cHUs Ma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *