La leyenda del tiempo


Salgo a la calle ,me cruzo con una madre que lleva a su niño de la mano y con el brazo que le queda libre el niño me señala y grita: “mamá, ¡mira que abuelo más pequeñito!”. estejambo piensa:”mamá,¡mira que angelito más cabrón!. La palabra abuelo se queda retumbando en mi cabeza… abuelo, abuuuuelo, abueloooo.. Es, en ese mismo instante, cuando soy consciente del jodido paso del tiempo. Sigo andando con estas “calvi”laciones y la madre me remata cuando la oigo regañar a su hijo:”nene,mira,!que no molestes más a eseseñor”!.

Si te gustó , házlo rularShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someonePin on Pinterest0

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Anonymous dice:

    ya tienes copia de la siguiriya y de juan el camas matando moscas…

    tirofijo

  2. Anonymous dice:

    Que lejos quedaron tus paseos por la Burgati a lomos de tu pequeña bicicleta blanca.
    Ahora es tu negro lupo el que te lleva lejos de los ojos que todo lo ven.
    Lejos quedaron los Nikis y los Elegantes, pero el tiempo pasa para todos, tu estatura deja ver lo bien amueblada que esta tu cabeza, la mía es ya transparente,(el tupe, se lo llevo el viento).
    En fin… que los niños siempre te ven de otra manera(hombrecito).

  3. Anonymous dice:

    …y torres mas altas han caído, que se lo digan a los EEUU, pero la paz es el camino( me lo encontré en el camino y nos hicimos hermanos, le invité a que se montara al lomo de mi caballo)¡¡¡pero que grande es el de la isla de San Fernando.
    Nene, tu tb eres grande,¿cuantos petit suise te daban?

  4. Anonymous dice:

    bendita infancia y sus mentiras a medias, por eso, además de flipar con “la leyenda del tiempo” hay que escuchar aquel otro que tituló “viviré” [hasta que el alma me suene, estoy aquí, para morir, cuando me llegue…]

    caín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *