ese Diego Carrasco


Me encontraba sumergido en la soledad agosteña cuando de Jerez ascendió Diego Carrasco al planeta Sabatini y ole!, me alegró la noche. Diego es un creador, un nota con mucha guasa que además va sobrao de compás.Este inquilino del mundo es único, personal, e intransferible: como son el DNI y el ADN . Además, en tiempo de crisis y ¡en vacaciones! crea empleo; le acompañaba una banda numerosa y genealógica.En el escenario circulaba mucho apellido Amaya y Carrasco ,vamos que solo le faltó traerse el sofá ,la parienta y ponerse las zapatillas para estar como en casa.Contento y agustito repartía buen rollo a todo el que estaba allí… !Presente!.

Fue una noche muy familiar, alegre, con mucho arte !por fin! en estos Veranos para guiris de la Villa donde el Conde y el Duque cobran más de la cuenta por unos desconciertos que se llenan de un público fatigado, cansado, que paga la entrada si el espectáculo es puntual y que no pide bises porque a primera hora les viene a recoger al hotel el autobús que les lleva de excursión a Toledo y eso en el “Google Earth” está un poco más allá de los huevos de “Ciriaco”, que por cierto espero que los tenga a la sombra para que no se le frían con estos calores.

Los Jardines Sabatini tienen el “karmandú” de Alfonso XIII , por eso los guardias de seguridad a los que vienen a retozar en las noches de urgente calentura les dejan que hagan sus cosas y hasta sus bises a bises : – A lo únicos que echamos son los que se quieren cargar el escenario porque claro al día siguiente hay función…”yo, porque estoy de servicio, que si no…”(confesaba el guardia mientras se rascaba la porra).

Si te gustó , házlo rularShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someonePin on Pinterest0

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *