¡con dos piernas y un cachabo!

Aunque el camino no esté asfaltado, y además no haya un solo banco donde poder sentarse. estejambo “exploreitor”, sin miedo a la torcedura, dislocamiento, crujido o fatiga, se la juega y se adentra campo a través… ¡a veinte minutos del Lupo!


Confirmado: andar por estas “Grandes Superficies” sí que vale la pena.

Si te gustó , házlo rularShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someonePin on Pinterest0

You may also like...

1 Response

  1. Anonymous dice:

    si no le pillas el punto a esas “grandes superficies” y prefieres las “pequeñas longitudes”, cambia eseLupo por un Tuareg…

    caín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *